lunes, 1 de julio de 2013

Reencuentro

No lo pensó demasiado. Fue un impulso, un arrebato incomprensible. Sin embargo metió el papelito en un hueco entre los dos asientos del autobús. No pensó más en él hasta  el  día siguiente. Metió la mano y lo sacó. Su sorpresa fue enorme al encontrar otro papel que le respondía. De ese modo se convirtió en una rutina. Todos los días escribía una nota y al siguiente encontraba respuesta.
La primera vez comentaba  que se sentía  incomprendido, y muy solo.No imaginó nunca que alguien lo leería y mucho menos le respondería.
La respuesta era comprensiva y cariñosa, y durante meses dos seres desconocidos tejieron una red de contención y apoyo mutuo. No sabían sus nombres, ni edades, sólo que viajaban a diario en un mismo recorrido, en diferentes horarios.
Manuel fue el primero en proponerlo, aunque Omar ya lo había pensado varias veces sin atreverse a mencionarlo. Dos almas solitarias, incomprendidas, necesitaban encontrarse cara a cara. Reconocerse no sólo a traves de sus palabras.
La cita era a las nueve de la noche en la calle Medrano al 900. A ambos les quedaba de camino a su casa. Manuel llegó primero, e instantes después llegó Omar. Cuando se vieron  quedaron pasmados, y tras vencer la sorpresa inicial padre e hijo se fundieron en un abrazo interminable.

20 comentarios :

  1. Muy bueno la verdad es que no me esperaba el final ni por asomo, y lo que queda claro es que entre este padre e hijo no había comunicación, y mira por donde encontraron sin pensarlo la forma para limar sus diferencias, volver al diálogo y conversar la veces que hagan falta, para no sentirse más ninguno de los dos como incomprendidos.

    Besos Gabriela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea Rafa, acercar a dos personas que a pesar del vínculo casi no se conocían. No se lo habían permitido, y el azar los juntó.
      Besos

      Eliminar
  2. Me encantó el relato:
    Y el final me sorprendió gratamente. La comunicación es fundamental y las vías para el reencuentro pueden ser insospechadas.
    Un abrazo grande, GaMyr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Juglar, la vida suele sorprendernos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. He llegado a tu página a través de otra, este es el primer relato tuyo que leyo, y me ha gustado mucho, sobre todo el final.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, un placer recibirte en mi casa.
      Beso

      Eliminar
  4. Hola Gamyr, vengo del blog de Laura (Brownie) y con tu permiso me quedo por aquí. Me ha encantado este relato, me iré poniendo al día.
    Un abrazo.!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gabriela, ésos reencuentros hacen que valga la pena vivir, cuantas veces nos alejamos quizás por insignificancias de alguién que queremos, sin embargo siempre esperamos reencontrarnos para darnos ése abrazo que bién describes.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, si nos dieramos cuenta de eso el mundo estaria mejor Roberto. Los rencores no conducen a nada.
      Abrazo

      Eliminar
  6. Hola, Gabriela.

    Menuda historia. Preciosa...
    Tengo algo muy pero que muy similar en borradores; se ve que tenemos cierta conexión.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, puede ser, tal vez por eso nos leemos y seguimos mutuamente.
      Besos Towanda.

      Eliminar
  7. Muchas veces el anonimato hace que seamos nosotros mismos.
    Besazo

    ResponderEliminar
  8. Que linda historia Gabriela! Y con final inesperado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)