jueves, 22 de marzo de 2012

Y así pasan los días...

Abro un ojo. Los números son crueles. 5:38. Intento robarle unos minutos más al tiempo volviéndome a dormir. A las 6:00 ya no hay excusas. A me llama. No le contesto. Insiste. Toda mi respuesta es mmmmm, señal que estoy despierta... Me estiro, junto fuerzas y me levanto, no sin antes acariciar a C que duerme estirada arriba de mis pies. La envidio como todas las mañanas, ¿por que ella se queda en la cama y yo tengo que levantarme? La ducha tibia hace su trabajo, ahora logro abrir los ojos por completo. El cepillo eléctrico juega con mis dientes, para luego mostrarle al espejo una mueca de sonrisa. Salgo del baño y me pongo la ropa que prepare el día anterior.


C está estirada con la panza arriba, esperando una de sus cuotas diarias de mimos. No me resisto, aún sabiendo que sus pelos quedarán adheridos a mi ropa, de alguna manera me carga sus energías. A la saca a pasear.

6:30 Frente al espejo me pongo crema humectante, base, rubor, sombra, rimel, y delineador. Los labios no me pinto. No me gusta dejar la taza de café con mis huellas de labial. Nunca me acuerdo de hacerlo antes de salir. Me seco el pelo.

6:40 En la cocina preparo el sándwich de I para que se lleve a la escuela. Enciendo la tostadora a la vez que pongo el queso blanco. el yogurt y las nueces en la mesa. Preparo café, mientras se calienta el agua aprovecho para guardar algunos platos que están en el secaplatos. El café está listo, su aroma inunda el ambiente. Cuando me siento a la mesa, A ya casi terminó de desayunar.
7:15 Llamo a I para que no se quede dormida.
7:25 Llego al trabajo mucho antes de mi horario, enciendo la computadora. Reviso los mails, el fax y me pongo a trabajar. Hoy es un día tranquilo, no hay mucho para hacer, así que reviso mi blog, contesto mensajes...
Suena el teléfono - K.K Buenos días... – ¿Hablo con K.K? Pero que te acabo de decir pedazo de…, pienso y sin embargo contesto un lacónico: si. Es un cliente que quiere averiguar por un préstamo cuando le explico que no podemos ayudarlo insiste enojado como si yo hubiera creado las normas o pudiera cambiarlas. Con todo mi acopio de paciencia le explico y tras unos cuantos minutos de mi tiempo perdidos logro convencerlo.
Las horas se hacen largas, interminables. Mi jefa no está del mejor humor, me mantengo a distancia.

13:15 Almuerzo lo que me traje de casa. Me preparo un café, uno de tantos.

16:40 Ficho y me voy. Pierdo el colectivo por unos segundos que a esa hora son vitales...

16:53 El viaje a casa transcurre entre una batería de idiomas que hablan por teléfono, gritan, ríen, callan, mientras trato de relajarme.

17:20 Llego a casa, sólo C corre a recibirme, ¡feliz ! La acaricio un poco, comienza a seguirme por toda la casa: prender el lavarropas, descolgar la ropa, doblar la ropa, repartir la ropa, hacerme algo de tomar, prender la computadora, llevarle la merienda a I, que aún no salió de su habitación. Charlamos un poco. Vuelvo a la computadora, reviso mensajes, contesto mails. Llamo a M, no contesta.

19:00 Saco a C. Se asusta con los ruidos de la calle y me tira de la correa para volver a casa. Trato de tranquilizarla, no tengo ganas de despertarme en la mitad de la noche.

19: 30 Preparo la cena. I quiere que me siente a ver la televisión en el sillón. A mi me gusta comer en la mesa. Así que no compartimos ni la cena.
19:45 Lavo los platos, cuelgo el lavado, preparo la ropa de mañana. Se acerca el momento soñado. Antes tengo que prepararme la vianda para la oficina.

20:20 Me acuesto por fin. A viene tarde. Tomo el libro de la mesita de luz.

.Paso una página, I me llama. Voy a su cuarto, bla bla bla.
20:55 Vuelvo a la cama, llamo a M. No contesta. Nuevamente el libro. A me llama para contarme como le está yendo en el trabajo. Tratará de no venir muy tarde.

21:30 Llamo a M, está en el gimnasio, me va a llamar más tarde. El libro me guiña el ojo, leo unas líneas pero se me cierran los ojos. Doy vueltas en la cama. No me puedo dormir.

22:30 M me llama justo cuando había logrado quedarme dormida. Charlamos un rato, la escucho y apenas asiento con las últimas fuerzas que me van quedando.

22:45 Me duermo pensando cuantos días faltan para el fin de semana.

Imagen : Pintura sobre seda- Ana María Monfort Guardia- Sol y luna.

18 comentarios :

  1. De lunes a viernes vamos por la vida como almas en pena corriendo de un lado a otro.

    Ánimo, el sábado ya está cerca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pura rutina diaria donde la monotonía es la compañera más fiel...
    Venga que ya queda poquito para el finde :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Son los fines e semana, los feriados y las posibles vacaciones lo que nos mantiene andando. Un beso

    ResponderEliminar
  4. La rutina diaria, por lo menos se que no estoy sola. Ya es VIERNESSSS
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si Toro, la semana se hace eterna y el fin de semana se va en un suspiro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Monotonía o no Marinel es nuestra rutina diaria :)

    ResponderEliminar
  7. En cierto punto es así Di, pero es triste que así sea, debemos aprender a disfrutar cada día !
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Si, pero pasa volando.
    Un beso Karras

    ResponderEliminar
  9. No estás sola seguro Lapislazuli.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. No te queda ningún minuto libre, todo medido. No me extraña que desees que llegue el fin de semana porque a mí me pasa lo mismo.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. en mayor o menor medida todos tenemos rutinas inevitables, es la manera de vivir ordenadamente. El tema es no dejar que nuestra vida se haga rutina. No siempre es fácil pero en el intento es donde uno va modificando las cosas

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Si Towanda. es asi como decis.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Uno intenta Laura, que la rutina no se adueñe de nuestra vida :)
    Besito

    ResponderEliminar
  14. Visto de esa manera me entró una angustias enorme,pero sin rutinas no podríamos hacer todo.
    Siempre nos queda el fin de semana...
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. No te angusties Morgana, el fin de semana siempre llega :)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me temo que entre semana la vida es así, cada uno con sus ocupaciones y sus rutinas...
    Por eso gustan los fines de semana :)
    Espero que estés bien y no andes agobiada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Estoy bien, cansada pero bien.
    Besos Natalia :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)