jueves, 3 de mayo de 2012

Una mirada


Como siempre apurada alcancé el tren, segundos antes de la partida. Encontré un asiento libre y aterricé en él con todos mis bártulos. Cuando terminé de acomodarme presté atención al hombre que tenía sentado frente a mí. Me estaba mirando. Fijo. Casi no parpadeaba. Pensé que en mi apuro había descuidado algo de mi aspecto. Me pasé la mano por el pelo, tratando de acomodar mis mechas revolucionadas. Nada. Seguía mirándome. Me miré el atuendo, todo estaba en su sitio. Seguía observándome. Me sentía incómoda. No era correcto preguntarle nada. Le enfrenté la mirada en un intento de hacerle ver que me molestaba. Ni se inmutó.
Tenía unos treinta años, pelo muy corto, oscuro, ojos penetrantes, tristes. Estaba afeitado y pulcramente vestido. Pinta de sátiro no tiene me dije en un intento de darme ánimo.
Le sonreí. No pareció importarle. Seguía inmóvil, tieso, mirándome. Intenté mirar por la ventana, y por el rabillo del ojo espiarlo. No dejo un sólo instante de mirarme, ni uno sólo. ¿Se habrá enamorado de mí? ¿Estará pensando como declararme su súbito amor? No, no es posible, me hubiera sonreído, dado una señal, algo...
Saqué un libro, leí un par de líneas,  no podía concentrarme. Sus ojos me atraían como un imán. Lo espiaba escondida, amparada por las letras de James Robertson. Guardé el libro, no me servía de escudo frente a su mirada, que parecía perforarme.
Trate de recordar si esta mañana me había puesto desodorante. No tenía olor desagradable, al contrario, me había bañado y lavado la cabeza, mi aspecto era el de una chica normal, un poco distraída y apurada sí, pero nada fuera de lo común. ¿Qué le pasaba a este hombre que no me sacaba la vista de encima ni un instante? Miré a mi alrededor, nadie parecía reparar en nosotros, nadie en el tren notaba nada raro. Traté de tranquilizarme, aunque era difícil con este hombre mirándome así.
Miré el reloj, nueve y media, en diez minutos llegaría a destino. Diez minutos. Estaba alterada. Comencé con una mueca pequeña, casi imperceptible. Nada. Le saqué la lengua. Nada. Le hice mi famosa cara de mono que a mis sobrinos hace desternillar de risa. Nada. Si no fuera porque tenía los ojos abiertos pensaría que estaba dormido. Llegamos. Espere unos instantes, demorándome en agarrar mis cosas, dándole tiempo para que me dijera algo. El se puso de pie, desde algún lugar sacó su bastón, lo desplegó y se fue.

18 comentarios :

  1. Hay veces que todos somos ciegos en algún momento y no vemos lo que tenemos delante por mirarnos demasiado a nosotros mismos.
    Me ha gustado mucho el relato.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor es ser ciego de corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto Metamorfosis, los ciegos somos muchas veces nosotros mismos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tal cual Toro, quien es ciego de corazón no tiene nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. me imagino que tu admirador el pobre debe ser ciego espero ver como sigue me gusta mucho
    besossssssssssssssssss
    Marina

    ResponderEliminar
  6. A veces estamos tan ciegos y tan idos, que no valoramos ni sabemos apreciar lo que tenemos enfrente de la cara.
    Besos GaMyr.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu historia. No me esperaba ese final, aunque realmente no tenía ni idea de lo que podía ocurrir. Qué ideas tienes :)
    Y también me quedo con el comentario de METAMORFOSIS. Lleno de razón.
    Un abrazo =)

    ResponderEliminar
  8. Marina, no tengo ningún admirador, jajaja. Es todo ficción ;)

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el relato..y el final genial...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  10. Te deseo una feliz semana ...con mi
    gran afecto y amistad un cariñoso
    abrazo amiga gracias
    Marina

    ResponderEliminar
  11. Muy buen relato.
    Cada vez con más frecuencia, esta vorágine de vida que nos envuelve, apenas nos deja tiempo para "mirar" a los demás con los ojos del corazón.
    ...tan entretenidos estamos en nuestro propio ombligo.
    Tus historias saben retratar la realidad.
    Un abrazo, GaMyr.

    ResponderEliminar
  12. Hola GaMyr!
    Muchas veces suele suceder que nos llevamos este tipo de sorpresas...
    Lindo relato...
    Vos también viajás en el Sarmiento? :-)
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
  13. Gracias Marina, lo mismo para vos :)

    ResponderEliminar
  14. Estamos inmersos en una vorágine que no nos deja ver.
    Gracias Juglar

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja, Rob, no, me queda un poquito lejos...
    Beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)