jueves, 11 de abril de 2013

Once de abril


Pasan los años 
mas el dolor no cede,
permanece agazapado.

La muerte es cruel
arrebata sin piedad.
estrangulando sueños,
aplastando las flores
del camino.

La pena persiste
sin mirar calendarios
estrujando el corazón, 
que late apagado...

Te extraño
 cada año, cada día
con la mirada empañada
y el alma, 
¡ay el alma!
deshabitada...



19 comentarios :

  1. Abrazo gigante para ti Gamyr.
    De corazón.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa poesía,tan sentida,solo he de releer nuevamente y en silencio escribo y comento,que sentimiento grandioso habita en usted Gamyr.
    Buen día.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Gabriela, como duelen las ausencias...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En verdad creo que la muerte no cede...es la inercia del vivir la que amortigua en algunos momentos su habitaje en nosotros tras una cruel y amada pérdida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tal cual Marinel, las ausencias siguen doliendo...
      Besos

      Eliminar
  5. Es algo que al nacer, cada día tenemos más cerca.
    Siento tu dolor, amiga.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. el alma se debilita, pero nunca perece. Y resurge entre el fragor para elevándose dominar las mas altas miras

    ResponderEliminar
  7. La pena por la ausencia es dura, muy dura.
    Besazo enorme

    ResponderEliminar
  8. Hermoso, triste, real... y sobre todo, realmente duro. Espero que estés bien, GaMyr. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Que tengas un bonito día,saludos amiga mia.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)