lunes, 25 de febrero de 2013

Fiesta de cumpleaños


La propuesta de este mes en Adictos a la escritura es describir una escena que incluya tres elementos que en principio parecen fuera de lugar.



La ciudad dormía en un sopor trasnochado. Roque no podía. Esa día su hijo cumplía cinco años  y el no tenía dinero. Se sentía culpable por no poder regalarle una fiesta, como tenían todos sus amigos del jardín. Se paseaba nervioso por el salón de la casa, intentando no despertarlos. Mirta apareció en la puerta. Su pelo estaba revuelto y aplastado al mismo tiempo. Era hermosa y la amaba. A ella tampoco podía darle lo que se merecía. Hubiera querido refugiarse en sus brazos, perderse entre sus besos, embriagarse con el aroma de su piel. Mirta sonrió, lo conocía tan bien... Estiró su mano, invitándolo a volver a la cama. Estuvo tentado de hacerlo. Se acercó, le dio un beso en la frente y salió apurado.La decisión estaba tomada.
Caminó varias cuadras, mientras la noche lo acompañaba. No quería pensar en lo que tenía que hacer, mas sabia que no le quedaba alternativa . En su cabeza tenia la imagen de su hijo grabada. El tuerto descaradamente irrumpió  en sus pensamientos, tantas veces le había ofrecido que fuera con él y sus amigos a robar. El siempre se negó, el quería trabajar, disfrutar de su familia, ser un hombre honrado. El tuerto se reía a carcajadas. Hasta le pareció escuchar su risa estruendosa.
La chica de la estación de servicio estaba distraída con su celular, dentro del kiosco, resguardada del frio de la madrugada.
El se acercó lo más sigilosamente que pudo. Necesitaba sorprenderla, que no se diera cuenta que su arma era de juguete. El robo duró pocos segundos, la chica no opuso resistencia y le dio todo el dinero. Antes de irse, rápidamente tomó una bolsa de globos y una nariz de payaso. Al abrir la puerta, acurrucado, temblando de frio, vio a un cachorrito y lo agarró. Mientras corría con todas sus fuerzas pensaba que esa tarde Martín tendría su fiesta de cumpleaños. Puso al cachorrito en el patio, en una caja de cartón cubierto apenas con una toalla vieja. Se fue a dormir un par de horas.

A las cinco de la tarde, con la cara pintada de blanco y la nariz roja de payaso, abrió la puerta de la casa pensando que algún invitado llegaba tarde. Cuando vio a dos policías supo que la fiesta había terminado.

Mi elección fue : Un robo a mano armada con los elementos fuera de lugar: Un globo, un payaso y un cachorro

45 comentarios :

  1. Se acabó la fiesta en la casa.
    Ahora empieza en la comisaría.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Por lo general, los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. Ya sea que no pasen hambre como darles una fiesta de cumpleaños para hacerlos sonreír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay limites que es mejor no pasar, aun cuando se ame a los hijos. Peor es quedarse con un padre preso.
      Saludos Ikana

      Eliminar
  3. La necesidad tiene cara de payaso...!!!

    ResponderEliminar
  4. Gabriela, una cosa es que no tengan hambre los hijos, otra es por un festejo de cumpleaños. Con que cara podrá mirar a su hijo, ahora si tendrá que ponerse el traje de payaso para que no lo reconozcan. Que dificil situación para un padre.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peor es ir preso, ahora tuvo fiesta de cumpleaños pero se llevaron a su papá...
      No siempre es aconsejable pensar con el corazón.
      Saludos Roberto

      Eliminar
  5. Una historia dura, al final la necesidad nos hace tomar decisiones que nunca creímos que pudiéramos a llegar a tomar. Me ha gustado mucho, Gabriela, enhorabuena.
    Un besin

    PD: Te he dejado la respuesta a tu comentario en mi relato =D
    Muchas gracias por visitarme, leerme y regalarme tu opinión :)

    ResponderEliminar
  6. Que triste... Algunos padres actúan pensando que hacen lo mejor para sus hijos y no se dan cuenta de que lo único que estos necesitan para ser felices es su amor...

    ResponderEliminar
  7. Una historia dura y muy real. Has utilizado muy bien las palabras.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí me ha parecido que no quedaban tan desencajados,tal ve porque la has hilado muy bien.
    Aún así, he de decir que la historia es tristísima y más si pensamos que cada vez es más real...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es muy triste, y mi intención fue precisamente esa, reflejar una realidad que se repite más a menudo de lo que quisieramos.
      Gracias Marinel

      Eliminar
  9. Lo dio todo por su hijo, lo que provoco que se alejase de el durante un buen tiempo.
    Excelente relato y excelente forma de aunar elementos

    ResponderEliminar
  10. Lograste insertar esas palabras perfectamente en tu relato... Me gusta! y sobre todo que abordas la parte humana, que no justifica el acto, pero habría que estar en sus zapatos para comprenderlo ¿no?
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es comprensible Sara, sin dudas, pero aún asi, infringió la ley y eso no es plausible.
      Besos :)

      Eliminar
  11. Te ha quedado de lujo, amiga. Aunque no tenga un final feliz, me ha encantado.
    ¿Qué no hará un padre por un hijo?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien me gustan los finales felices pero no siempre se puede amig@mi@
      Besos

      Eliminar
  12. Es una hora emblemática y estoy segura que a las cinco de la tarde es posible que pueda pasar de todo.
    ¡Qué bien lo hilaste todo!
    Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Buen relato, y completamente de acuerdo con María.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Qué situación más complicada planteas. No me gustaría estar el piel del padre. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nadie le gustaría estar en sus zapatos, pero...
      Gracias :)

      Eliminar
  15. Díficil elección, la verdad...
    Has conseguido encajar todo perfectamente y ha quedado un relato muy interesante.
    Enhorabuena :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Ah, y una cosita, has puesto dos nombres para la mujer, Clara y Mirta, por si te interesa cambiarlo.
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  17. Los elementos han quedado enlazados de una manera muy verosímil.

    Apuesto que si uno se sentara a enterarse de los detalles de los crímenes en la prensa, historias muy humanas como ésta saldrían a relucir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente que si, desconocemos muchas veces que se esconde detrás de cada historia...

      Eliminar
  18. Aun que es un historia dura, como dices en algunos comentarios, a veces no es bueno pensar solamente con el corazón. saludos.

    ResponderEliminar
  19. Un relato muy tierno...solo me ha desconcertado la manera tan "brusca" de acabar...quizá me he metido tanto que quería darle mi propio final jajaja. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo un final brusco, trate de darle un efecto que rematara la historia, nada más. Gracias por comentar Cloe.

      Eliminar
  20. Gaby: Ya había señalado a quienes escribieron este tema, que fue el más escogido, no obstante, es asombroso ver la versión que cada quién dio a su relato.
    El tuyo estuvo bastante original y te felicito: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno lo tomó a su manera, y eso es lo interesante.
      Gracias Dora Ku

      Eliminar
  21. Una mala decisión, desde luego, aunque el ser humano es así ^^
    PD: Soy Déborah F. Muñoz

    ResponderEliminar
  22. A veces, la vida nos pone a prueba, sobre todo con lo que más queremos, que son nuestros hijos, aunque no sea la decisión más acertada. Buen relato, me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Hola Gabriela;
    Tu relato me ha gustado mucho. Es un poco duro, y desgraciadamente, muy real, quién sabe si no existirán historias así en la realidad con estos tiempos que corren.
    Me ha gustado mucho cómo has hilado todo y, siendo sincera, me ha dado pena el final. Ha estado muy bien.
    Lo único que veo, que me descoloca un poco, es que no he tenido la sensasición de que ningún elemento estuviera fuera de lugar en la escena. No sé, quizá sea la forma que has tenido de redactarlo, pero quizá si hubiera ido disfrazado de payaso a robar o algo así...
    Pero bueno, que me ha gustado mucho tu relato y te felicito por ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)