lunes, 16 de abril de 2012

Inmenso amor


Lo veía a diario. Y su amor por el sólo crecía y crecía. Lo miraba en silencio, sabía sus movimientos, conocía sus gestos de memoria. Cuando hablaba miraba fijamente su boca, imaginaba sus labios sobre los suyos, haciéndola estremecer. Cuando le daba un documento, se quedaba inmóvil, soñando que esas manos la acariciaban a ella
Por las noches, en su casa, antes de dormir, le bastaba cerrar los ojos para verlo aparecer, sonriéndole como sólo él sabía hacerlo, hablándole con esa voz que la envolvía, extasiándola. La realidad es que cruzaban pocas palabras, las necesarias. El nunca sacaba tema de conversación fuera de lo laboral, y ella no se animaba a hacerlo.
Lo amaba tanto que ya era doloroso. Llevaba meses enteros así, suspirando por él.  Su cuerpo temblaba ante su presencia, imperceptiblemente para todos, pero no para ella. El corazón se le agitaba en el pecho, sentía el fluir de la sangre a borbotones cuando él estaba cerca.
Una tarde sus compañeros organizaron una salida para todo el personal. A la noche se encontrarían en un pub. ¡Se sentía tan feliz! Era la oportunidad que tanto tiempo había esperado. Estar con Carlos, poder charlar con él acercarse finalmente a ese hombre que le quitaba el aliento.
Se arregló y se maquilló con esmero. Se puso un vestido rojo, escotado y sexy. Estaba seguro que se fijaría en ella. Hablarían toda la noche, se reirían a carcajadas, tomarían una copa, o dos, o tres, y luego… ¿Quién sabe? Estaba excitada, ansiosa. A las diez llegó. Vio a varios de sus compañeros que  le silbaron con admiración al verla entrar, ella ni se inmutó. Buscaba con la mirada a Carlos, el lugar no estaba demasiado iluminado, mas pronto lo divisó. Estaba con Jimena de Contabilidad. Estaban apartados del grupo, tomando y riendo animadamente. Ni siquiera la miró. Sintió su corazón deshacerse en pedazos. Vivió demasiado tiempo ilusionada, y ahora su sueño se hizo añicos, así, sin previo aviso, sin anestesia. Las lágrimas fluyeron, como si una compuerta se hubiera abierto de golpe. No podía detenerlas, tampoco le importaba demasiado hacerlo.
Regresó a su casa abatida. Se acostó y cayó rendida, en un profundo sueño inquieto.
A la mañana desayunó y se vistió para ir a trabajar. No se maquilló como era su costumbre. Tomó sus cosas y salió. Al llegar a la oficina notó con pesar que Carlos aún no había llegado. No quiso pensar en el motivo de su demora. No iba a torturarse más. Era una mujer adulta y entendía que había perdido. De niña había aprendido que no siempre se puede ganar. Carlos llegó y no pudo evitar que su corazón se acelerase. Se acercó lentamente, muy seria, pero decidida. Se paró frente a él, que la miró sorprendido. Tomó el arma que tenía escondida entre su ropa  y disparó...

24 comentarios :

  1. Jo, un poco bestia no?

    Pobre Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Un final impactante y contundente. Muy bueno. Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu compañía.

    ResponderEliminar
  3. Me has dejado impactada.Jamás pensé en ese final...desde luego el amor,en su caso,la transformó en un monstruo.
    Pobre mujer,me dió pena.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. hola GaMyr,
    cada palabra tuya la siento como si hubiesen sido mías... Así es tu escrito: tan emotivo que me lleva a aquella esquinita de mi corazón donde los recuerdos juegan un papel muy importante

    un abrazo fuerte^^

    Te sigo con mucho gusto^^

    ResponderEliminar
  5. Si, el amor a veces se transforma en obsesión...
    Besos Morgana

    ResponderEliminar
  6. Me alegro Rebecca que pueda tocar tu corazón. Pero por favor no mates a nadie, jajaja.
    Otro abrazo para vos :)

    ResponderEliminar
  7. Caray,para nada me esperaba ese final!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola GaMyr, impactante final...
    No creo que valga la pena matar por amor terminar en una condena de por vida, cuando puedes encontrar caminos que te lleven nuevamente a una bella felicidad. Me gustó mucho el relato, no paso seguido, pero cuando lo hago siempre encuentro buenas letras.

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
  9. A donde pueden llevar una obsesión, muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Jolín habrá que extremar las precauciones y no fiarse jajaj. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. …gracias por tu visita… tus palabras
    Y tu cariño, mi acuse de recibo será
    Para todos iguales por falta de salud
    Y tener hora en visita médica.
    Muchas gracias y te dejo mi cariño
    También, nos veremos.
    Besos
    Marina

    ResponderEliminar
  12. Que bueno que te haya sorprendido Marinel.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias Roberto, seguro que no es bueno matar por amor, y por ningún otro motivo.
    Puedes pasar cuando quieras, siempre bienvenido :)

    ResponderEliminar
  14. Si, las obsesiones son peligrosas.
    Otro abrazo para vos Lapislazuli.

    ResponderEliminar
  15. Extrema las precauciones Karras ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Nada debes agradecer, siempre es un placer leerte y recibirte en mi casa.
    Que te mejores :)

    ResponderEliminar
  17. La finalidad de un buen cuento o una buena historia es entregar un mensaje, entretener, hacer sonreír o sorprender al lector con un finál imprevisible. Pues tu lo has logrado.
    Me gustó mucho como desarrollas los pensamientos de la protagonista de una manera vívida e intimista. Logras un personaje muy real.

    Nota: Espero más relatos así

    Gracias por tus comentarios en mi blog

    ResponderEliminar
  18. Gracias Daniel, tus palabras me halagan.

    ResponderEliminar
  19. Muy bien escrito, de principio a fin mantienes al lector entretenido. Impactante final!. Su amor se conviertió en una obsesion, que peligroso.

    ResponderEliminar
  20. Las obsesiones son siempre peligrosas.
    Gracias Marilyn !

    ResponderEliminar
  21. Hola he leído ahora mismo el reato,que impactante final,me a gustado " Inmenso amor "un saludo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por tu visita y comentario.
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)