sábado, 8 de enero de 2011

La visita


Abrió la puerta. Allí estaba él. Entró sin decir palabra.
Se abrazaron.
Se miraron.
Ella le acarició el pelo.
El comenzó a dibujar su rostro, como si quisiera fijarla en su memoria. Su índice recorrió sus finas cejas, sus suaves párpados, su nariz casi perfecta, rozó sus labios, reemplazando pronto su dedo con su boca. Un beso sentido, devorador.
El mundo a su alrededor pareció desaparecer.
Hicieron el amor con pasión y ternura al mismo tiempo, uniendo cuerpos y almas en una danza acompasada y sensual.
El se vistió y se fue, dejándola a ella confusa, preguntándose si había sido real o todo, no había sido más que un sueño.

4 comentarios :

  1. Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad. (Antoine De Saint Exupery)

    EXCELENTE VUELTA DE TUERCA QUE RATIFICA TU CAPACIDAD AL ESCRIBIR.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dany! Me alegro que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo Gaby. Soñar vale la pena siempre. Y si se vuelve realidad, un triunfo de la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Si Gladys, vale la pena soñar

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)