jueves, 21 de octubre de 2010

El portero

















El la amaba en silencio.La veía todos los dias pasar, con su aire señorial, su natural elegancia . Ella lo saludaba correctamente. A lo sumo, podian intercambiar unas palabras.


Pero para Francisco cada dia que pasaba era una tortuta mayor. Ella despertaba en el sus más bajos instintos, y Clara ni siquiera lo sospechaba.

Clara era una mujer casada hace muchos años, quien habia criado con esmero y dedicación a sus dos hijos.

Francisco era el portero del edificio donde vivia Clara con su familia.

La relación era a todas vistas, la de un encargado del edificio y sus habitantes. Pero Francisco soñaba con acariciar la blanca piel de Clara, hacerla suya, disfrutar de su belleza exquisita.

Mientras barría la vereda imaginaba a Clara, en sus brazos, compartiendo sus deseos.

Buscaba cualquier excusa para verla, para hablar con ella.

Un dia, decidió escribirle una carta confensándole su amor, sus deseos mas íntimos y lujuriosos.

Clara no podia creer lo que leian sus ojos, el fiel Francisco era practicamente un psicopata sexual. Como se atreve?

Desde ese dia ya nada fue igual, y la relación cordial que existía entre Francisco y la familia de Clara, se tornó tensa y distante.

Se averiguó con abogados que podia hacerse, pero era hasta bochornoso para Clara exponer el caso.

Finalmente Clara y su familia se mudaron dejando a Francisco solo, con sus vanas fantasías.

8 comentarios :

  1. El mundo de las fantasías es inmenso y detras de cada ser que conocemos se abre un universo infinito.
    Pero que este señor se haya atrevido a una carta, habla de un deseo concreto de ir más allá de su imaginación.
    Yo también me habría mudado!
    Un abracito, que tengas un sábado hermoso.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, si no? No hay que arriesgarse.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Te da lastima? En un punto podria ser, pero se desubicó. Es un pobre hombre.

    ResponderEliminar
  4. Lo unico que hizo fue manifestar su sentimiento. Nada mas honesto que eso.

    ResponderEliminar
  5. Hay cosas que es preferible callar.

    ResponderEliminar
  6. por qué será que la mayoría de las fantasías cuando dejan de ser eso se transforman en una frustración?

    me dio penita Carlos, después de todo el hombre sólo (nada menos!!)estaba enamorado

    besos

    ResponderEliminar
  7. No lo habia pensado asi, pero puede ser que tengas razon. Lo de el se parecio mas a un acoso que a amor, por eso no me da pena Laura.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)