martes, 16 de octubre de 2012

Despedida






Buenos Aires, 04 de Octubre de 2012



Querida familia:



Siempre le coqueteé, debo admitirlo. Seducido ante su misterio. Añorando la paz que solo ella puede darme. Tuve miedo… hasta hoy. Ahora sé lo quiero, hacia donde me dirijo. ¿Culpas? ¿Remordimientos? ¡Sí! ¡Por supuesto! Aún así sé que estoy haciendo lo correcto, lo único que me queda por hacer.

Durante años me dediqué a darles todo, y más. Viajes, joyas, ropa de las mejores marcas, autos último modelo y todo nuevo capricho que tuvieran. ¿Nunca se les ocurrió pensar como hacía con mi modesto sueldo de empleado bancario? Era más fácil así, no pensar, no preguntar. Sólo recibir y pedir más. Al principio fui prolijo, pequeñas sumas que nadie echaba de menos. Mas ustedes se volvieron más y más demandantes, con una ambición que no tenía limite. Y esa fue justamente mi cruz, el final de una carrera de treinta años de servicio.

No puedo soportar la vergüenza, el rechazo de mis compañeros, las miradas de desprecio de mis padres, incluso ustedes, que no sienten ni siquiera la más mínima culpa de haberme llevado a esto, me miran acusadoramente.

Siempre me pregunte si un suicida era muy valiente o muy cobarde. Valiente para provocar su propia muerte, cobarde por no enfrentar su realidad. Hoy se que no soy valiente ni cobarde, soy simplemente un hombre que se equivocó y no supo decir NO a tiempo.

Los amé y los amo, por eso hice todo lo que hice. Espero algún día sepan comprenderme y puedan perdonarme.

Julio.

24 comentarios :

  1. GABRIELA,tu relato me llegó muy dentro,una solución desesperada para uns situación preocupante.Me recuerda un suceso que no quiero recordar,por eso le entiendo,demasiado bién.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  2. Muy triste; pero en vez de querer que los demas lo perdonen, debe el perdonarse asimismo. Muy bueno

    un abraXo!

    ResponderEliminar
  3. Qué empujará a la mente a cometer un acto así. Una carta que seguro que existe, en algún lugar, en algún tiempo...
    Triste, pero bello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es importantisimo saber decir que no a tiempo. Pobre hombre!
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Pobre hombre, dejarse llevar hasta la muerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A veces estos actos son totalmente impulsivos y las consecuencias de los impulsos ya se saben. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. No podría calificar ni de cobarde ni de valiente... Creo que hay momentos en los que las decisiones se toman sin madurar ni sopesar pros y contras.
    Genial y dura historia... ¡Me encantó!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Gabriela, cuantos veces por conformar a todos, se olvidan de nosotros. Excelente carta relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Entiendo Morgana, si bien esto que escribí es ficción pura, imagino que habra casos asi.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. El no pudo perdonarse, por eso tomó esta decisión.
    Besos Marilyn.

    ResponderEliminar
  11. Asi es amig@mia, en algún lugar existe. Ojalá que no existan más...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Concuerdo con vos Toro, es más ningún motivo debería serlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Todos deberíamos aprender a decir NO, antes que sea demasiado tarde.
    Besos Di.

    ResponderEliminar
  14. Generalmente quien decide suicidarse lo piensa, y aunque no lo hiciera son muertes que no debieran suceder.
    Besos Karras

    ResponderEliminar
  15. Si, a veces es mejor ser un poquito egoístas.
    Gracias Roberto.

    ResponderEliminar
  16. A veces se piensa que dando cosas materiales, todos los caprichos, se quiere más.
    Y no es así.
    Creo que lo más difícil de educar es decir :"NO".
    Esta historia es tristemente real, escritora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Qué de acuerdo estoy con lo que te dice Juglar, su comentario es muy parecido a lo que vino a mi mente al leer la carta.
    Julio debería haber pensado un poquito más en sí mismo, sobre todo si nadie estaba valorando lo que hacía.
    Me gustó, un beso Gabriela

    ResponderEliminar
  18. Excelente, una carta que nos hace pensar. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)