martes, 7 de diciembre de 2010

En la orilla del mar



Camino descalza

por la orilla del mar

el murmullo del agua

arrulla mi andar.

Tu nombre pronuncio

quisiera abrazarte

muy fuerte aferrarme

conmigo tenerte.

Dibujo corazones

en la húmeda arena

pronuncio tu nombre

mientras lágrimas caen.

De pronto me abrazas

has venido a buscarme

sin decir palabra

no dejas de besarme.

8 comentarios :

  1. Bello poema, que nunca deje de buscarte.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eurice. Espero que no...

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué lindo!! Me encantan los finales felices, ojalá siempre sea así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mi tambien me gustan los finales felices...
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. lastima que en la vida los finales no siempre son felices, sino por el contrario, son mas aquellos los cargados de dolor.

    ResponderEliminar
  6. Ojala anonimo que en tu vida logres ese final feliz que tanto deseas.

    ResponderEliminar
  7. como suelo decir muchas veces para mí misma, te dio un ataque de romanticismo!!! y la verdad me encanta

    escribir estas cosas jamás presupone que la vida sea un lecho de rosas, solo son permisos que una se toma para tomar fuerzas y seguir

    besote

    ResponderEliminar
  8. Jaja Laura, si soy romantica, y obviamente la vida no es un lecho de rosas pero tiene esos momentos mágicos que nos dan fuerzas para seguir.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)